Maskull Lasserre ha tallado en un gran tronco de árbol la forma de una cuerda deshilachada

Maskull Lasserre tiene una práctica artística bastante particular que abarca en gran sentido la estética del arte de detallado. Lasserre hace un equilibrio entre la vida y la muerte al esculpir sus figuras asombrosas tal como se observa en esta obra de madera que da la impresión de estar suspendida sobre una cuerda que en cualquier momento puede soltarse y caer al vacío, sin embargo, al estar tallada sobre la misma madera tiene una gran fuerza para sostener la parte inferior del mismo. Estas fuerzas ambivalentes entre la guerra y la paz o la vida y la muerte son similares a las que los artistas exploran bajo la tensión metafórica que experimentan en cada una de sus obras. Su última pieza fue titulada Madera de Schrodinger y es aquella tallada en el tronco de un árbol de ceniza cuyo núcleo o centro interno es diseñado para servir como masa enmarañada de cuerda que se sostiene sobre su mismo peso. El trabajo de este artista comparte gran parte de su espíritu y esfuerzo por la belleza en cada escultura.