Algunos de estos tapices suelen desbordarse como si fueran pinturas surrealistas

Ana Teresa Barboza recientemente ha desarrollado un proyecto denominado Increase,el cual consiste en la impresionante destreza del tejido desbordado. En otras palabras, la artista busca crear diversos tapices bordados con escenarios como ríos, valles u ondas que puedan derramarse por la pared hasta llegar al suelo. Estas esculturas un tanto surrealistas, provocan diseños únicos que dan al tejido una perspectiva realmente impresionante en el mundo del arte. Barboza extiende su trabajo con el tapiz en obras que representan plantas individuales en crecimiento en cestas interconectadas.

El proceso creativo de su trabajo, consiste en trazar la sombra de una planta durante 15 días para rastrear constantemente su movimiento y crecimiento en estas semanas. Una vez detallado el crecimiento de la planta, las bolas de hilo tienden a quedar en el suelo generando la idea de pequeñas raíces que hacen parte del bordado del tapiz. Sus obras de arte están centradas en el color, proceso y forma de cada pieza. Generalmente le lleva 30 días tejer algunos de sus diseños, debido al detalle que introduce en ellos. Barboza, trabaja con textiles pero tiene una amplia experiencia en pintura debido a sus estudios en la Pontificia Universidad Católica de Lima.