Cuando tengamos un problema nunca debemos rendirnos, hay que tocar todas las puertas posibles

Con tan solo 17 años Muntathar Ali sufrió una terrible lesión en su columna al intentar mover un árbol viejo. Su lesión fue tan grave que su columna se torció generándole horribles dolores  e impidiéndole mover parte de  su cuerpo y no sentía su pierna izquierda.

El dolor que sentía a diario era tan intenso que incluso llegó a pensar en morirse, ningún medico se atrevía a ponerle mano por miedo a empeorarlo. Después de tres meses decidió junto a su padre ir donde un quiropráctico  Australiano que cambió su vida, el final de esta historia lo podrás ver en el video.

Compartir