No hay días malos, sólo días …

No hay días malos, sólo días en los que tenemos que aprender a confiar más en Dios.