Esta perrita fue maltratada y enterrada viva

Esta perrita se llama Lily y es una desafortunada perrita callejera de Sudáfrica, con una leve parálisis que no le permitía moverse con total destreza pero sin embargo podía desplazarse a los patios y calles cerca de escuela en Ciudad del Cabo, en busca de algún alimento para soportar la pesada vida de la calle. En una ocasión, los ladridos de Lily molestaron al director Manono Makhaphela de la escuela Secundaria Luhlaza Khayelitsha, por lo que dio la orden a dos conserjes de deshacerse de la perrita. Estos dos desalmados personajes, la enterraron viva sin recibir ayuda de ninguno de los testigos que solo observaban el desastroso evento.El lamentable suceso, se supo por la llamada de un limpiador de cocina a la  Clínica de animales de Fondo Mdzananda. Los cuales enviaron un equipo de rescate para liberar a la perrita de ese despiadado final. La encontraron en un pozo de un metro de profundidad y llevaba alrededor de 20 minutos enterrada. Afortunadamente lograron sacarla con vida y dirigirla a la clínica en donde descubrieron su parálisis parcial y se sometió a procesos de hidroterapia y acupuntura para revertir la parálisis y tratar su incontinencia.Con el paso del tiempo, y el adecuado tratamiento realizado en la institución de animales, logro tener más músculo y peso y recibir apoyo para encontrar un adecuado hogar. Una vez se difundió la historia de Lily, se trato de buscar a los responsables y someterlos a un castigo pero la comunidad de protección animal no puede hacer mayor cosa por las leyes que existen hasta el momento, sin embargo, se logro encontrar una familia para esta perrita con la periodista Helen Walne quien hasta el momento la cuida y protege con mucho amor. Por casos como estos, es que es necesario emplear sanciones adecuadas sobre el maltrato animal y educar a la gente del cuidado y respeto que merecen todos los seres vivos.