Un fascinante escenarios de 200 colibríes es llevado a cabo por Melanie Barboni

Melanie Barboni, es fotógrafa e investigadora asistente en el Programa de Ciencia Espacial, Planetaria y Espacial de la UCLA, allí instaló un alimentador de colibríes afuera de la ventana de su oficina, con la ilusión de ver a las hermosas y escurridizas aves mientras trabaja y quizá lograr tomar una foto. Posterior a dos años y variados comedores de prueba, se estima que existan cerca de 200 o más aves que pasan a este comedor una vez al día.

Estas magnificas aves, se detienen en su ventana todos los días. Melanie ya ha puesto nombre al menos a unas 50 aves, que  son reconocibles a simple vista por la particularidad de sus plumajes. Esta artista se crió en Suiza donde los colibríes son casi inexistentes y por ello se apasiono al encontrar tantos de ellos ahora pues su único acercamiento a ellos era por medio de los libros. Este lugar se llama The Hummingbird Whisperer  y es la realización de uno de sus sueños.