Descubre porque tener un perro es el secreto para ser feliz

El perro ha sido considerado por siglos el mejor amigo del hombre, pues desde que han sido domesticados se han transformado en un compañero leal, activo y cariñoso que está para ti cada que lo necesites. Estos animales tienden a entregar todo el afecto al ser humano a cambio de nada, ya que para ellos la simple compañía de su criador los hace animales realmente felices y acogedores. De acuerdo con esto, es necesario desmentir aquellos mitos de que la compañía de un perro, especialmente con niños, produce alergias y otro tipo de enfermedades. Durante la infancia, todos en algún momentos anhelamos tener una mascota en casa y quizá la más común sean los perros. Sin embargo, no muchas familias consideran que sea apropiado tener un animal en casa o cerca de los bebés por la cantidad de enfermedades que los perros transmiten. Pero, estas son simples suposiciones sin fundamentos, ya que muchas personas que han crecido con un canino a su lado han tenido una infancia más alegre y han sufrido menos enfermedades.
Tener un perro durante la niñez, ayuda a que los pequeños niños fortalezcan su confianza, creen lazos de amor con otras especies y la suya misma, aprendan a conocer y respetar las diferencias, sean personas sensibles y cuidadosas con el medio ambiente, los animales y no propaguen el maltrato. Al crecer con un cachorro se disminuye el riesgo de alergias o asma según un estudio publicado en

Los niños pueden tener un beneficio en su salud cardiovascular al tener un perro en casa, debido a que este animal ayuda a reducir el estrés, la presión arterial y provoca una vida más alegre y sana a los que lo rodean. Son excelentes compañeros para hacer deporte, por lo cual el cuerpo puede estar ejercitándose constantemente mientras juegas un rato con un canino a correr por el parque. Así mismo, son los mejores amigos para aquellos niños con problemas de autismo, ayudan a fortalecer habilidades sociales además de garantizar una compañía duradera. Ayudan a fortalecer los lazos entre hermanos y a disminuir las peleas, un perro permite que los niños sean más sociables y compartan más tiempo con nuevas personas, protegidos siempre por este guardián. 

Tener un perro en casa ayuda a que tu hijo sea capaz desde pequeño de saber acerca de las responsabilidades y hacerse cargo de ellas, tendrán a su lado a una figura amorosa que los acompaña todo el tiempo sin perderos de vista, tienen un amigo con quién jugar todo el tiempo y lo mejor, es que su crecimiento personal es más grande cuando se tiene una mascota en casa.