Tropezó y le hizo un hueco del tamaño de su mano

Durante una exposición de obras de Paolo Porpora en Taipéi, Taiwán. Un niño de 12 años tropezó irónicamente con una plataforma que evitaba que los espectadores tocaran la obra, su reacción para no caer al suelo fue colocar  su mano la cual rasgó la pintura.

La obra que tiene más de 350 años y un valor aproximado de 1.500.000 dolares ahora tendrá que ser cuidadosamente reparada. Sin embargo los organizadores del evento no cobrarán a los padres del chico por los daños ocasionados y  se enfocarán en hacer la reparación de la pintura.

Compartir