Las líneas amarillas de la calle se convierten en el blanco perfecto para darle un nuevo estilo a esta parada de autobús

La consultora de paisajes y diseño The Edible Bus Stop, decidió explorar un espacio verde que se encontraba un tanto abandonado, con el objeto de transforma en una nueva obra de arte que introdujera en ella, jardines, autos, líneas de carretera y obras de arte que convirtieran el lugar público en un espacio totalmente innovador rodeado de arte. 

Este proyecto es parte del 2012 del RHS Hampton Court Palace Flower Show en Londres, y posee una exposición temporal denominada Riot Of color, la cual es concebida como una interpretación post apocalíptica de los efectos que contienen los disturbios de Londres o que dejaron aquellos ejecutados en el 2011. Uno de los aspectos más curiosos de esta creación fueron las líneas amarillas que se elevan desde el pavimento para envolver al árbol, pues fue un toque único en su diseño.