Como si esto fuera poco también sus dueños lo abandonaron pero una mujer decidió ayudarlo

Stinger, es una mezcla de pitbull, sordo de nacimiento que fue picado por miles de abejas, tras haber estado en un desafortunado lugar. Este perro tenía una muy mala reacción a las picaduras, pero afortunadamente fue llevado con urgencia al veterinario. Sin embargo, a causa del desastroso incidente Stinger sufre además el abandono de sus dueños, quienes decidieron dejarlo en la clínica para no volver nunca más por él.

Por fortuna, Carri Shipaila fundadora de la organización de rescate de LuvnPupz, se enteró del grave estado en que se encontraba Stinger que además presentaba un alto grado de desnutrición, y una enfermedad en la piel bastante contagiosa que le causa a este perrito un mal aspecto y un gran malestar. Carri decidió tenerlo en su refugio donde descubrieron que Stinger tenía una enfermedad autoinmune llamada Pemphigus y necesitaba una medicación diaria para el resto de su vida. Pero a pesar de todo, este cachorro no se dio por vencido en ningún momento, sino que se convirtió en un perro increíble con la capacidad de apasionarse por cada cosa que conoce. Él podría decirse, que es la imagen perfecta de cómo la gente debería ver la raza; dulce, divertido y lleno de vida.

Afortunadamente, el perrito encontró un hogar amoroso para el resto de su vida, puesto que en este refugio se encargaron de las cuentas médicas de Stinger y lo ayudan diariamente a ser ese dulce perrito que siempre ha sido.

Así luce Stinger luego de su recuperación

Stinger durmiendo tranquilamente luego de sentirse a salvo -EN VIDEO-