Libros y lámparas son el toque principal de los escenarios surrealistas en el bosque de Noruega

El artista noruego  utiliza elementos cotidianos y de la vida doméstica para la construcciones de sus escenarios surrealistas. Para ello, toma elementos de uso diario y los traslada al bosque, al aire libre, produciendo así grandes instalaciones de libros, lámparas y algunos otros objetos que dan una escena bastante peculiar al bosque. Sus obras son realizadas en áreas lejanas, cerca al bosque de Noruega donde legan a equilibrarse precariamente al lugar que selecciona, pues la iluminación particular del lugar le da una postura mágica. 

Este trabajo, según palabras del artista, no es sólo la fotografía como escultura e instalación, sino que es un proceso que involucra historia, espacio y un gran tiempo para lograr crear algo espectacular y novedoso. Estas obras, son acercamientos al equilibrio que debe existir entre la naturaleza y la cultura humana. Estas fotografías fueron realizadas alrededor del 2005 y siguen siendo un proyecto en continuidad.