El vidrio puede convertirse en muchas ocasiones en el mejor material para esculpir asombrosas figuras

Daniela Forti nació en Roma, donde estudió arquitectura y diseño de interiores. Posteriormente se trasladó a la Toscana y abrió allí un taller en el cual investigaba el dualismo entre la luz y el vidrio, con el objeto de crear grandes piezas a mano con la técnica de “vetrofusion” que consiste en fundir el vidrio y crear caprichosos y originales formas con colores y formas maleables. Forti vive y trabaja en chianti, Toscana, y produce fantásticas obras de vidrio goteado. Estas esculturas son llamadas “medusas” debido a los tentáculos ondulantes que se forman a mano a través del proceso de fusión del vidrio fundido. Cada pedazo parece equilibrarse como un pequeño plato o una mesa encima de goteos coloridos, delgados que de alguna manera logran crear estas increíbles formas.