Cada rebanada es un paisaje diferente que aparece en la gelatina que conforma el postre

Los japoneses son famosos con sus postres por el nivel de detalle que ponen en cada uno de ellos y en esta ocasión con este postre llamado “Fly Me To The Moon” que en español significa “Llévame a la luna” han hecho honor a su fama. Está hecho por Nagotoya un famoso fabricante de dulces.

Compuesto por un centro de gelatina transparente que cubre la mayor parte del postre y donde se puede ver su magia, un pájaro parece volar hacia la luna. En cada rebanada se puede ver la misma escena desde diferentes ángulos.

Para poder degustar uno de estos debes pagar al rededor de 30 USD, un lujo que pocos se pueden dar sin tener en cuenta que sería difícil dañar con cada mordisco lo que a mi parecer es una obra de arte