Aunque parezca difícil de creer estas imágenes no son fotográficas sino dibujos hechos a mano

Marco Grassi es un prodigioso artista italiano, actualmente retrata complejos retratos que toman de forma realista las diferentes facciones del rostro. Lo impresionante de su arte, es el detalle minucioso que aplica a sus obras, pues desde los pequeños hoyuelos hasta los labios de los rostros, son tan precisos que parecen fotografías en lugar de dibujos. Este artista a sus 30 años de edad, ha pintado una variedad extensa de retratos y cada vez hace de sus obras algo más notable e hiperrrealista.Su objetivo principal, es despertar aquellas emociones profundas del espectador para lograr una sensibilidad exclusiva en la audiencia. Sus obras, son una amplia combinación de surrealismo y realidad, en la que se explora la naturaleza personal de aquel que será el modelo de inspiración para crear el dibujo. Dentro de sus temas, existen algunos temas semihumanos u estatuas coloridas y con ciertas joyas futuristas, para dar innovación a sus obras. En las obras que desarrolla, gasta una variedad de tiempo proporcional al tamaño y detalle de la pintura.En algunos dibujos, puede tardar varios veces para hacer los pequeños detalles y completar el trabajo. La esencia del artista, reside en la incorporación de elementos surrealistas en el cuerpo para diferenciar las características realistas de los sujetos que pinta. De lo que trata su trabajo, es de crear una doble forma de ver el mundo, expresando tanto el lado íntimo de cada quién, como aquella sensibilidad que reside en el ser humano. Su mayor desafío, ha sido el mantener un nivel elevado de calidad en la figura humana y otros elementos que diseña.