A 400 pies de altura se celebro esta boda de ensueño

El planear una boda suele ser por lo general un evento que genera un alto grado de estrés pues el conseguir que todo salga perfecto tiende a provocar un ligero nivel de ansiedad en el ambiente. Sin embargo, para esta hermosa pareja de enamorados el estrés quedó a un lado durante la preparación y desarrollo de su boda, ya que decidieron llevarla a cabo en una malla suspendida a 400 pies de altura para sentir el vértigo y la adrenalina de un amor que es capaz de afrontarse a cualquier tipo de aventura, peligro y adversidad.

Ryan Jenks y Kimberly Weglin son una maravillosa pareja de california que decidieron casarse de una manera totalmente diferente y única. Por ello, planearon su evento en el desierto Moab, Utah el mágico lugar donde se conocieron, se enamoraron y por supuesto se comprometieron. Esta boda, es la representación del amor propio y a la vida, de la energía y pasión por rodearse de eventos hermosos que cubran el alma de felicidad y permita extender el amor durante el resto de la eternidad.