Este fotógrafo viajo 40.000 kilómetros para lograr estas hermosas imágenes

Siberia es un lugar apartado también conocido como Rusia Asiática, se caracteriza por temperaturas muy frías y por estar algo apartado de la modernidad. Fue esto lo que llamó la atención a Alexander Khimushin quien decidió partir hacia los confines del planeta y con su cámara captar los rostros de las personas que allí habitan.

En su recorrido Alexander visito varios pueblos y grupos de indígenas, algunos estaban arraigados y bien organizados pero otros contaban con solo algunas decenas de personas al punto que parecían al borde de la extinción. Cada persona, cada retrato cuenta una historia, expone una cultura y eso se ve en cada una de las fotos que veras.

En su perfil de facebook podrás encontrar cientos de fotografías de sus viajas cada una más increíble que la anterior.